Prepararse para volver a la normalidad

 en Entrenamientos

Cuando  has parado el ejercicio físico en tu vida por cualquier razón, digamos una pandemia 😀,  tu salud se resiente. Aparte de la pérdida de masa muscular y de fuerza, también puedes acusar problemas cardiovasculares, aparición de lesiones crónicas y trastornos metabólicos.

Por otra parte, podrían aparecer (aparecen) otros síntomas asociados como apatía, desgana, mal carácter y en ocasiones síntomas depresivos.

Como bien sabes, no son pocas las ocaciones en las que estamos inactivos, ¿no crees?

  • Vacaciones.
  • Enfermedad.
  • Lesión.
  • Circunstancias extraordinarias. (pandemias)
  • Problemas familiares.
  • Trabajo.
  • Etc.

 

 

Por tanto, ¡ya has tenido tiempo suficiente para descansar, desconectar, disfrutar de la familia y amigos!

¡Ahora viene el momento de volver al día a día de tu rutina diaria!…

No debes desistir de tus propósitos y seguir adelante con tus metas,  lo más difícil es decidir empezar de nuevo , por lo tanto busca aquello que te motive y da el paso, no lo retrases más.

En el momento que te familiarices de nuevo con la actividad física y el deporte, será una tarea automatizada como tantas que tenemos en la vida diaria.

Sería importante, que la primera semana, que será de adaptación y muy dura, persistas en tus objetivos y no te derrumbes.
Hay que  pensar de manera positiva, siempre positiva , y verlo como una nueva oportunidad de volver a disfrutar con el deporte y también de poder experimentar con nuevas actividades físicas y disfrutar de ellas.

Por supuesto, lo primero que debes de pensar es volver a tu anterior nivel físico, tienes que superarlo con esfuerzo y dedicación.
Además, has de ser paciente en el proceso de readaptación y ser muy cauteloso en la forma de cómo, cuánto y con quién entrenas.

La manera más eficaz, segura y que te permita obtener resultados reales y duraderos, es de la mano de un profesional en el sector fitness.

Un experto en la materia, realizará con total garantía un plan de entrenamiento y nutrición para que consigas sentirte bien tanto física como mentalmente y te ayudará en la siempre difícil tarea de que te  sientas motivado y con ganas para conseguir tus logros personales y deportivos. 

¡Aguanta, todos los sacrificios al final tienen su recompensa!

Después del primer día de entrenamiento, empezarás a estar habituado a la rutina deportiva y será complicado que abandones tus sueños y deseos, que no son otros que tu bienestar físico y mental.

 

 

Recuerda que…,practicar deporte y alguna actividad física, supone:

  • Tonificar.
  • Perder peso.
  • Eliminar estrés.
  • Liberar tensiones.
  • Mejorar física y mentalmente.
  • Solucionar problemas de insomnio.
  • etc.

Tienes que tener en cuenta algunos consejos que el equipo de Functional Feel quiere darte, para que esa vuelta a la actividad física sea lo menos dramática posible.
Con estos consejos, tu fuerza de voluntad y tu esfuerzo, el regreso a la rutina se te hará menos cuesta arriba.

  • Decide tus motivos para hacer deporte, tienes que encontrar tu motivación personal para ponerte en forma.  Has de ponerte metas progresivas hasta alcanzar tus objetivos reales. 
  •  Empieza a entrenar y a hacer deporte despacio, es decir paulatinamente. No quieras hacer todo lo que hacías antes de la inactividad en un sólo día, hazlo poco a poco e incrementa la intensidad progresivamente conforme vayas avanzando.
  • Intenta llevar un estilo de vida lo más saludable posible, con un entrenamiento que sea continúo y que se prolongue en el tiempo, que sea duradero.
  • Sé realista con tus objetivos, no vas a estar en la misma forma ni estado físico que estabas antes de dejar de entrenar, por eso con la perseverancia y tu esfuerzo conseguirás volver a tu estado físico anterior y por supuesto mejorarlo. Nunca tires la toalla, sigue adelante porque al final verás tu éxito personal y deportivo.
  • Planifica y organiza tu vida para dejar siempre tiempo libre para practicar deporte y entrenar, al final tu cuerpo y mente te lo agradecerán.
  • Busca siempre como norma fundamental, una persona cualificada que te oriente, guíe, asesore y a ser posible que te conozca. Ese profesional, te ayudará con tus objetivos reales y te motivará de muchas formas para que no decaigas en tu propósito.

Por supuesto un entrenamiento variado y ameno, con diferentes ejercicios diarios o semanales siempre es una motivación adicional, que te hará entrenar con más fuerza y decisión.

Además, cualquier deporte o actividad física ha de ir junto a una nutrición saludable y correcta, adaptada a cada persona, según su condición física, edad, hábitos, etc…

Por este motivo,  la importancia capital de ser asesorado por un profesional acreditado, que te de las pautas nutricionales correctas y una rutina de entrenamiento personificada, para que tus objetivos se conviertan en más reales y efectivos.

 

 

Otra forma de motivarte y de esforzarte más, es practicar deporte y ejercicio en compañía. Puedes entrenar con amigos, con tu pareja o con un colega del trabajo, es otra manera de ejercitarse si no te gusta ir por libre.

Ponte objetivos y metas realistas. Organiza tus entrenamientos de forma que puedas conseguir avances y logros lentamente, pero de manera segura y eficaz.

De este modo te sentirás mejor contigo mismo y seguirás adelante hasta el fin.
 No te pongas límites en tus objetivos, no te agobies y disfruta con el ejercicio, es una actividad sana y divertida. 

¡Si el plan no funciona, cambia el plan, pero nunca el objetivo…!

Entradas recientes

¿Qué andas buscando?