Reserva tu cita ahora.

Te llamaremos para confirmar fechas disponibles y horarios.

5 cosas que hacemos mal cuando nos proponemos entrenar

Aquí te digo 5 cosas que hacemos mal cuando nos proponemos a hacer ejercicio:

1.- NO ERES REALISTA CON TU META

¡Correré cinco, no, siete días a la semana! Haré también un programa de entrenamiento de fuerza para completar cuatro veces a la semana y, caminaré en el parque los sábados.

No estamos exagerando, así se ven las metas de muchas personas.

En cierta parte es normal porque ya que nos ponemos lo hacemos bien y a tope,¿verdad? Lo que ocurre es que si tus objetivos no son realistas empezarás a fallar y ello te llevar a a sentirte mal contigo mism@ e incluso comenzarás a dudar de tu capacidad para lograr otras cosas que no tienen que ver con el ejercicio. 

Pero, ¿qué estás haciendo mal?…

Fácil: te has puesto una meta muy grande.

Esto no quiere decir que tengamos que ser mediocres, solo hay que ser realistas.

Tener la creencia de que sí es posible empezar desde cero y lograr entrenar por mucho tiempo y muy intensamente, te hace fracasar . 

Aunque lo logres un día o dos, es probable que el dolor muscular, la fatiga o incluso una lesión, se conviertan en un obstáculo que te hace renunciar al poco tiempo después.

La mejor rutina de ejercicio no te sirve de nada si no logras seguirlo más de un día.

 

2.- NO TE COMPROMETES A LARGO PLAZO

Los resultados que buscas toman tiempo, muchas veces más tiempo del que teníamos contemplado al inicio.

Tener ese “six pack”, correr más rápido, o fortalecer tus piernas, requiere de un proceso.

El problema es que no somos pacientes, nos aburrimos, nos desesperamos, nos comparamos con las celebridades de instagram, con esa gente musculosa del gimnasio y queremos exactamente eso, pero lo queremos exactamente ahora.

Tal vez en el fondo te sientes avergonzad@ de tu cuerpo, de no poder terminar la rutina de ejercicios, de no vernos tan bien dentro de esa ropa deportiva como otras personas y, queremos que en un abrir y cerrar de ojos todo esto cambie.

Pero, honestamente eso no es posible.

Muchas veces malgastamos nuestro tiempo y energía pensando que necesitamos un esfuerzo monumental para lograr resultados

Pero te han mentido, eso tampoco es cierto.

No se requiere un esfuerzo masivo para lograr resultados increíbles, solo se requiere de un esfuerzo ligero pero constante.

Solo se necesita de un esfuerzo que tú y, sólo tú puedas mantener sobre el tiempo.

Cuando comienzas a entrenar, algo nuevo está sucediendo y tu cuerpo y mente protesta, pero, con un Sistema lo suficientemente efectivo el ejercicio se volverá parte de tu rutina normal.

Y para llegar a ese punto, necesitas contar con ese Sistema…

 

3.- TE MARCAS OBJETIVOS PERO NO CONSTRUYES UN SISTEMA

¿Qué pasaría si te decimos que al intentar lograr una meta generalmente lo hacemos al revés? 

Sí, al revés.

Fíjate: primero nos marcamos un objetivo, por ejemplo: «haré ejercicio para bajar de peso». 

Se escucha como una meta común ¿cierto?

El problema es que ese es el destino a dónde queremos llegar, pero, el proceso (que nos conduce a ese punto) viene muchísimo antes y generalmente lo ignoramos por completo.

Un objetivo te dice hacia dónde quieres llegar, pero, NO te dice qué hacer en el plano del día a día,  un objetivo te da el qué, pero un Sistema te da el cómo, te dicta el proceso.

Ese sistema no solo tiene que darte el «qué hacer», si no también el  «cómo lograr ser constante».

Es inútil pagar el mejor gimnasio, con las mejores clases si simplemente no logras ser constante (y no sabes por qué o qué hacer para no fallar).

Un Sistema te ayuda a saber qué hacer cuando los problemas y obstáculos aparecen y no te preocupes porque nosotros te ayudaremos a construirlo.

Pero, para poder hacer que el Sistema funcione, es importante el siguiente punto.

 

4.- NO TIENES CLARO TU VERDADERO MOTIVO

Cuando tienes claro qué es lo que quieres y sobretodo por qué lo quieres, la decisión de hacer ejercicio cada día se vuelve más fácil.

Le empezarás a dar prioridad al ejercicio en tu rutina, lo que te rescatará cuando estés a punto de fallar.

Cuando pensamos en el motivo para hacer ejercicio, el primer pensamiento que nos viene a la mente es “para ser más saludable”, algo que suscribo totalmente, pero, aunque se escuche muy bonito, este NO necesariamente es tu verdadero motivo. 

Nuestro motivo más profundo se relaciona con: reconocimiento, placer, seguridad, pertenencia o vanidad.

Por ejemplo, Quiero hacer ejercicio porque…

  • quiero tener más confianza en mí cuando este con alguien
  • quiero verme bien cuando me compre ropa nueva
  • quiero lucir bien en las fotos de verano
  • quiero demostrarle a los que se burlan de mí que sí puedo

Por eso es tan necesario que bucees en las profundidades de tu mente y descubras por qué quieres hacer ejercicio.

Solo así te enamorarás del proceso.

Y llegamos a la última cosa que hacemos mal cuando queremos hacer ejercicio.

 

5.-  ENTRENAS TU CUERPO PERO NO TU MENTE

Tu mente influye de mil formas a la hora de hacer ejercicio, y el ejercicio influye de regreso en tu mente.

Pero piensa en esto: ¿quién dirige tu cuerpo?…

¡Claro, tu mente!

Y para que le cuerpo haga ejercicio primero tenemos que convencer a la mente ¿cierto?

En tu mente están los obstáculos que te impiden hacer ejercicio y las soluciones para ser constante.

Por eso, es muy importante incluir un entrenamiento mental en nuestro entrenamiento físico y darle la misma importancia.

Tú estás plenamente capaz de hacer ejercicio, lo único que te falta hacer es trabajar con tu mente. 

¡Es hora de pasar a la acción! no te pierdas el siguiente correo la semana que viene.

 

Los 5 Puntos Clave del Entrenamiento 2:

  • Empezar con una meta muy grande de ejercicio aumenta la probabilidad de que renuncies
  • Lograr los resultados visibles en tu cuerpo y tener el hábito requiere de un proceso
  • Un objetivo te dice hacia dónde quieres llegar, pero, NO te dice qué hacer. Por eso, necesitas un Sistema con un plan de acción diario para no fallar
  • Cuando conoces tu motivo verdadero para hacer ejercicio, ser constante se vuelve más fácil.
  • Para que le cuerpo haga ejercicio primero tenemos que convencer a la mente, por eso, hay que incluir un entrenamiento mental en nuestro entrenamiento físico

 

¡Nuestros Patitos lo dicen!

Image

Me llamo Mar...

Empecé hace 2 semanas en Functional Feel Chueca y estoy muy contenta.
Mi entrenador es Ricardo y me encanta su manera de trabajar.

Es la primera vez en mi vida que estoy con un entrenador personal y no sé cómo podré vivir sin él a partir de ahora.

Estoy muy contenta de haber elegido esta modalidad para empezar y me gusta el sistema de app de ejercicios que tienen, pero lo mejor, sin lugar a duda, es el equipo humano que hay en el gimnasio. Alegres, muy simpáticos, dispuestos a ayudarte en cada momento. Generan un espacio de tranquilidad, confianza y trabajo muy amable y divertido.

Image

Soy Héctor...

Y la verdad es que, como le dije a Desi, estoy muy contento con mis primeras semanas en Functional Feel.
Un trato impecable de todo el equipo. Un entrenamiento muy bien dimensionado. Aprendiendo muchos ejercicios, nuevos y súper completos.

Créeme, ésta es una review 100% sincera.
Saludos equipo!